Egresados que dejan huella

Dr. Daniel Eliseo Arzamendi Gutiérrez
Egresado de la Licenciatura en Medicina,
en Campus Ensenada

Actualmente se encuentra laborando en el Hospital General de Zona IV No. 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ensenada como Coordinador de Pediatría, en el Hospital General de Tecate, y en consulta privada.

Egresados que dejan huella

Dr. Daniel Eliseo Arzamendi Gutiérrez

El médico Daniel Eliseo Arzamendi Gutiérrez es uno de nuestros más recientes miembros de la familia de egresados que dejan huella, como integrante de la Generación 2000-2004 de la Licenciatura en Medicina.

Actualmente se encuentra laborando en el Hospital General de Zona IV No. 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Ensenada, en el Hospital General de Tecate, y en consulta privada, y en entrevista nos platicó que la razón por la cual decidió estudiar la Licenciatura en Medicina fue que cuando estudiaba ingeniería, un día en la madrugada mientras hacía tareas de matemáticas, llegó a su mente la convicción de que los desvelos debían ser por una causa más noble.

“Lo que más me gusta de mi profesión es dejar huella en la vida de las personas, no una huella personal, si no que sepan que alguien estuvo ahí para ayudarles en el momento de necesidad. Hasta el momento mi mayor logro como médico es cuando encuentro a un paciente y me recuerda como algo importante en su vida” refirió.

Además de ser licenciado en Medicina el doctor Arzamendi es médico Especialista en Pediatría por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y nos comentó que el área de su profesión que más le gusta es recibir bebés, ya que cada vida que inicia es una nueva esperanza para la humanidad.

Se describe a sí mismo como tenaz, obsesivo, e introspectivo; y sus metas a corto plazo son seguir preparándose para ofrecer un servicio de mayor calidad; a mediano plazo dejar la institución para dedicarse más a la docencia; y a largo plazo ser el primer director del primer hospital materno-infantil de Ensenada.

“En 10 años me visualizo siendo 100 veces mejor pediatra y humano de lo que soy ahora, y por consecuencia más feliz que hoy. Es por ello que para lograrlo en mis ratos libres leo literatura que me ayuda a mejorar mis servicios, así como mi desempeño social y laboral”, explicó.

“Como recomendación a los estudiantes de la Licenciatura en Medicina les digo que esta carrera es como un maratón: nadie lo corre sin haber entrenado por meses o años. Estudien diariamente, prepárense siempre, y tengan presente el valor de la humildad también, es importante no olvidar que esta es una carrera de servicio al prójimo, sólo somos instrumentos a través de los cuales Dios puede cumplir su voluntad”, señaló.

“Y como mensaje para mi alma máter: me llena de orgullo ver cómo ha cambiado desde el primer día que llegué a sus instalaciones; que el esfuerzo e inversión de todos nosotros no ha sido en vano, que al tener amigos especialistas, sub-especialistas, médicos generales, pasantes, internos, o estudiantes de la escuela, me doy cuenta que algo se hizo y se sigue haciendo bien, ya que a nivel nacional e internacional he conocido a personas de excelente calidad humana y profesional que también son egresados de mi alma mater, y lo amo”, finalizó