Egresados que dejan huella

Lic. Jeannye Ivett Rodríguez Chávez
Egresado de la Licenciatura en Diseño Integral,
en Campus Ensenada

Eureka

Egresados que dejan huella

Lic. Jeannye Ivett Rodríguez Chávez

Jeannye Rodríguez forma parte de nuestra gran familia de egresados que dejan huella. Es egresada de la VI Generación de la Licenciatura en Diseño Integral, y actualmente destaca gracias al emprendimiento y la creación de su propia empresa: Eureka.

En entrevista para La huella del coyote nos platicó que la razón por la cual decidió estudiar Diseño fue porque desde pequeña su atención e interés siempre estuvieron enfocados en los contenidos de los medios impresos, las revistas, los logotipos, y la publicidad en los anuncios espectaculares.

“El área que más me gusta de mi carrera es el diseño gráfico publicitario, porque te demanda estar constantemente actualizado en la tecnología y los medios de mayor alcance para lograr los proyectos”, explica Ivett.

“Además de las cuestiones básicas como el contenido, una de las cosas que más me gusta de mi carrera son las relaciones públicas; constantemente se aprende de temas nuevos a causa de los proyectos que solicitan los diferentes clientes. Esto, como diseñador te convierte en el filtro para concretar de manera objetiva y eficaz una solución gráfica”.

Dentro de los mayores logros en su trayectoria profesional, Ivett destaca en primer término el hecho de mantener a clientes con los que trabajó desde que era estudiante, ya que gracias a ello es que en la actualidad sostiene su propia empresa, Eureka.

Ivett se describe a sí misma como una mujer espontánea, ocurrente y responsable. Sus metas a futuro son continuar reforzando su conocimiento, lograr el crecimiento de su empresa, tanto en aumento de personal como en instalar nuevas sucursales; y en 10 años se visualiza como instructora de diseño, de manera que como futura docente se interesa por las nuevas generaciones de alumnos.

“Para los jóvenes que actualmente estudian Diseño, mi mensaje es que están en una de las etapas más importantes para poder experimentar, por lo que les dejo esta metáfora para su reflexión: sean como los patos: aprendan a caminar, a nadar y después a volar”, indicó Ivett.

“Para mi casa de estudios, Universidad Xochicalco, no tengo nada más que mi total agradecimiento por los valores profesionales y morales que me inculcaron, todos los grandes docentes que tuve. Por siempre, gracias”, concluyó.